dilluns, 19 de maig de 2014

Entrevista a María Negroni


María Negroni (Rosario, 1951) és una escriptora (poeta, assagista novelista) i traductora argentina que ha viscut i treballat molts anys a Nova York. El seu anar amunt i avall, l'inevitable diàleg que se'n desprèn, casa amb una de les temàtiques de la Setmana: Poesia i frontera. La poesia que l'Apuntador li coneix és Irònica, inteligent, mescla de cruesa i cert imaginari que destila imatges diguem-ne naïf. Al festival però ens oferirà una mostra més amplia. Mentrestant, ens ha respost unes preguntes. Per anar fent boca:
 
María Negroni (foto de Magdalena Siedlecki)
  
1) Conoces la Setmana de la Poesia y la ciudad de Barcelona? Qué significa para ti el haber sido invitada al Festival Internacional de Poesia de Barcelona? Qué opinión te merecen este tipo de festivales? 
Conozco, sí, la ciudad de Barcelona. He estado allí muchas veces y es una ciudad que amo. Podría vivir ahí, me parece. La Semana de la Poesía, no, no la conocía y me da mucho placer participar en el Festival Internacional. Me gustan estos encuentros porque uno descubre poetas que desconocía o reencuentra a otros que no suele ver.


2) Pregunta tópica aunque no menos interesante: qué influencias y referentes literarios destacarías en tu obra?
No sé. Es difícil decir. Mi trabajo se encuadra en una tradición literaria (la argentina) y por eso, habría que leerlo en sintonía con el de los poetas que me precedieron, Borges, Alejandra Pizarnik, Juan Gelman y tantos otros. Pero también soy una lectora voraz y me fascinan cosas totalmente desfasadas en el tiempo y la geografía. Durante mucho tiempo fui una apasionada de las sagas islandesas, por ejemplo, y me encantan la literatura medieval, la poesía mística y la filosofía.


3) La poesía que he leído tuya (estoy pensando sobretodo en el libro “Andanza”) no parece una poesía de la que llamaríamos "de género" pero a la vez destila una feminidad (feminidad no por oposición a la masculinidad sino más bien, me refiero, a una sensualidad entre desnudez descarada y melancólica a la vez, que tanto incluye cierto imaginario naif como  una voz cruda y desgarradora) evidente que de algún modo resuena, como llevándola incorporada, sin necesidad de hacerlo patente. Como ves todo el tema de la poesía "de género"? Es quizás la ironía que destilan los poemas, la que permite la conexión de todo esto?
No sé qué cosa sea la poesía de género; es más, no creo que exista tal cosa. La poesía es una sola y es milagrosa y dificilísima y terrible, así como es, sin que le agreguemos categorías. El libro Andanza es una rareza dentro de lo que he escrito. Tiene modismos que tratan de reproducir a nivel lingüístico los modos irónicos y sensuales y un poco chabacanos del tango argentino. Es un libro juguetón, que se mueve entre el flirteo y, como dices tú, la melancolía, tan propia del tango por otro lado. Además son poemas de 8 versos (porque la danza tiene un movimiento básico de 8 pasos) que, tratan de ¨pensar¨ la cuestión de los silencios, sobreentendidos, desencuentros y diálogos de los cuerpos (femenino y masculino).
  
  
4) Relativo al Festival Internacional de Poesía: Nos vas a leer obra nueva o vas a tender más por el lado de la antología?
En el Festival me pidieron que hiciera una selección de libros publicados, así que eso es lo que leeré. En cambio, haré una lectura el lunes 26 en el Ateneo donde leeré poemas nuevos.


5) Uno de los temas que atraviesan la Setmana de la poesia es ‘Poesía y frontera’. Tu eres una escritora Argentina que vive o ha vivido en los Estados Unidos. Aunque sea muy brevemente, me podrías decir como te influye el hecho de estar lejos de lugar de origen con la escritura? Y por otro lado, que puentes son necesarios construir? Es la digamos melancolía por la distancia incompatible con la construcción de puentes entre los distintos sitios?
Viví, es cierto, más de 20 años en Nueva York. Hace un año regresé a Buenos Aires, donde estoy viviendo ahora. La distancia tiene sus bemoles. Es buenísima porque fuera del lugar de pertenencia hay menos controles y uno puede aprovechar del anonimato para desconocerse con más rapidez. Pero también tiene sus desventajas. En mi caso, siempre sentí que estando en Nueva York estaba demasiado lejos de la música del idioma de los argentinos, como decía Borges. Y también sentía que, a pesar del largo tiempo que pasé allí, no tenia acceso al mundo de la literatura, así sin más. Quiero decir, no podía dialogar ni discutir sobre estética de igual a igual con los escritores norteamericanos porque, en tanto escritora argentina, era considerada una marginalidad adentro de otra marginalidad (la literatura ¨hispana¨). Creo que, de algún modo, empecé a cansarme de habitar en un ¨gueto¨.


6) Eres (o has sido) profesora de Literatura en el Sarah Lawrence College de Nueva York. Por nuestras latitudes las enseñanzas relativas a las humanidades está en franco retroceso. Se vive la misma situación allí. Es, digamos, un fenómeno global?
Sí, es un fenómeno global. El otro día leí que cerraron la carrera de Letras en una universidad mexicana. Lo mismo pasa en los EE.UU. Sin embargo, hay cosas sorprendentes. Por ejemplo, a mi regreso a Buenos Aires, abrí una Maestría en Escritura Creativa (la primera que existe en el país) en la Universidad Nacional Tres de Febrero y la cantidad de chicos que se presentaron ha sido impresionante.


7) Y ya para terminar, María. Algunos planes de futuro confesables? Libros, traducciones? Venirte a vivir a Catalunya?
La pregunta me hace reír, porque cuando empecé a contestar tus preguntas, dije que Barcelona es una ciudad donde viviría. Quién sabe. A lo mejor surge algo que me haga recalar ahí. Sobre planes futuros: seguir escribiendo. La escritura tiene caminos que nosotros no conocemos y no podemos anticipar, por suerte. Más fácil me resulta contarte que acabo de terminar una traducción de los cuartetos de Emily Dickinson, que trabajo actualmente en un libro de ensayos sobre cine negro norteamericano, y que me gustaría escribir una nouvelle.
      

Cap comentari:

Publica un comentari