diumenge, 12 de maig de 2013

"Para la poesía el mundo está perpetuamente en crisis"

Fabio Morábito és un escriptor mexicà, un dels principals exponents de les lletres hispanoamericanes. Nascut a Alexandria el 1955, és fill de pares italians i mexicà d'adopció. Ha escrit la seva obra (poesia, narrativa i assaig) en castellà. Alguns dels títols dels seus poemaris són "Lotes baldíos" i "De lunes todo el año". És un dels poetes que podrem escoltar aquest dimarts al vespre en el Festival Internacional de Poesia al Palau de la Música. L'hem entrevistat abans no vingui a Barcelona. 


- No es la primera vez que usted visita Barcelona...
- He estado en Barcelona varias veces y en esta ciudad han editado libros míos Anagrama y Tusquets. 

- ¿Conoce algún autor catalán o de la literatura catalana?
- He sido un apasionado lector de Gil Biedma en poesía y me encantan los cuentos de Quim Monzó, que he leído casi completos. 

- ¿Qué es lo que tiene pensado recitar en el Palau? 
- Ninguna temática en especial. Cuando leo poesía en voz alta, me inclino por leer poemas cuya lectura no sea particularmente difícil. Por desgracia, no se nos educa a los poetas a leer en público, como si leer poesía ante un auditorio implicara necesariamente declamarla, y por eso, en general, los poetas somos malos lectores de lo que escribimos. Yo no soy la excepción, por eso elijo los poemas de sintaxis más simple. 

- Usted tiene un poema titulado "Época de crisis", de hace unos 20 años. ¿Auguraba una crisis como la actual? 
- Disculpe, pero para la poesía el mundo está perpetuamente en crisis. 

(Glups...) 

- ¿Qué papel debe tener la poesía en los tiempos de incertidumbre actuales? ¿Y qué le pide usted a la poesía? 
- ¿Ha habido tiempos libres de incertidumbres? Lo dudo. A la poesía no le pido nada, para mí un poeta no tiene el derecho de pedir nada, absolutamente nada. Si tiene algo que pedir o perseguir con su arte, escribirá malos poemas. 

- ¿Cómo definiría su poética? ¿Qué destacaría de ella? 
- Soy propenso a hacer preguntas y, en general, mis poemas están llenos de hipótesis, de “quizás” y de “tal vez”. No encuentro otra forma de definir mejor mi poética. 

- Los recitales pueden ayudar a la difusión de la poesía... 
- Sin duda, pero pienso, como dije antes, que los poetas deberíamos tomarnos más en serio las lecturas en voz alta y éstas deberían incluir algunos ingredientes teatrales. No pienso únicamente en una mínima escenografía y en un poco de actuación, sino también en la libertad de modificar los propios poemas en el momento de leerlos ante el público. Yo no lo he hecho por falta de entrenamiento, pero creo que habría que empezar a ver la poesía en voz alta como algo cercano pero no idéntico a la poesía que se lee en silencio y de manera solitaria. 

- Usted es un autor "internacional" (traducido a diversas lenguas). Qué diferencias ve en la recepción de la poesía entre México o Barcelona u otros países europeos? ¿O en el papel de los festivales? 
- No veo gran diferencia. La poesía es un secreto a voces en todas partes. Se lee poco y se vende peor. En eso reside parte de su fuerza. En México hay muchas lecturas de poesía, y existe algo que en España no existe: una casa del poeta, dedicada a organizar lecturas de poesía, presentaciones de libros de poemas, sostener una biblioteca pública enteramente dedicada a ese género, etc. Estuvo a punto de existir, de hecho. El excelente poeta Francisco Cruz, de Carmona, dirigió durante un par de años el proyecto de la Casa de los Poetas de Sevilla, en cuyo consejo tuve el honor de participar junto con poetas como Gamoneda, Eugenio Montejo, Tomás Segovias y otros. Desgraciadamente la miopía de algunos funcionarios de esa ciudad no permitió que el proyecto despegara. 

- ¿Veremos alguna novedad literaria de Fabio Morábito en un futuro próximo (poesía, ensayo o narrativa)? ¿En cual de estos géneros se siente más cómodo o, en todo caso, en qué posición sitúa la poesía? 
- Actualmente estoy escribiendo cuentos. Alterno la poesía y el cuento de manera permanente. En muchos sentidos el cuento está más cerca de la poesía que de la novela. Requiere la misma economía de medios y, sobre todo, una atención obsesiva por las encrucijadas, los cambios abruptos e imprevistos. La novela es menos temperamental y más conservadora. La única que he escrito, que me publicó Anagrama, me salió como un cuento largo.

Cap comentari:

Publica un comentari